El Periódico de Catalunya

Viernes 21 Febrero de 2020

On Barcelona

Yo, robot

Imagen de Yo, robot

DURACIÓN: 115 min

PAÍS: Estados Unidos

GÉNERO: Ciencia ficción, Thriller

DIRECCIÓN: Alex Proyas

REPARTO: Will Smith, Bridget Moynahan, Bruce Greenwood, Chi McBride, Alan Tudyk, James Cromwell, Jerry Wasserman, Shia LaBeouf


SINOPSIS:

Nos vamos hasta el 2035. Esa sociedad ideal que esperamos con tantas ganas está en pleno apogeo. Los robots, evolucionados y capaces, realizan todas nuestras tareas. De su fuerza e inteligencia nos protegen las tres conocidas leyes "Asimov". Sin embargo un robot se ve envuelto en el asesinato de brillante científico y el detective Del Spooner (Will Smith) queda a cargo de la investigación. Le ayudan la psicologa de robots Susan Calvin y un robot programado para tener sentimientos, Sonny. Los tres protagonistas descubren un complot que pretende instaurar una dictadura robótica. Lejanamente basada en los relatos de Isaac Asimov, Yo, robot es una historia de rítmo frenético en la que se en pantalla ve cada céntimo gastado. Su director Alex Proyas (El Cuervo, Dark City) pone la cuidada y estilizada ambientacion futurista, mientras que el estudio de James Cameron, Digital Domain, se encarga de los numerosos efectos especiales.


Trailer

Crítica

por Quim Casas (El Periódico)

Los amantes de la literatura robótica de Isaac Asimov que esperen de la película Yo, robot una adaptación más o menos fiel de los postulados literarios del autor, pueden sentirse algo defraudados. La ley de Hollywood es muy clara en cuanto a la relación entre cine y literatura. Ya lo dijo en una ocasión Alfred Hitchcock: cuando un director, un productor o un estudio compra los derechos de una novela, tiene licencia para hacer con ella lo que quiera.

Y es el caso de Yo, robot, un proyecto de la productora Disney que fue vendido a la Fox tras el fracaso en taquilla de El hombre bicentenario, otro filme que trata sobre el alma de los robots inspirado en la novela de Asimov The positronic man. De hecho, el primer guión de la película se titulaba Hardwire, pero finalmente se ha estrenado como Yo, robot porque, no nos engañemos, así la respuesta comercial está mejor garantizada.

Asimov (1920-1992), responsable de innumerables novelas y relatos, además de ensayos sobre física, bioquímica, fotosíntesis, astronomía, genética, álgebra, los gases nobles y el sistema solar, reconocería pocas cosas de su influyente libro en el filme realizado por el imaginativo Alex Proyas.

LAS LEYES DE LA ROBÓTICA

Lo que sí respeta la película es el principio a partir del cual Asimov ideó todos sus relatos sobre androides y humanos, las tres famosas leyes de la robótica, a saber: "1) Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño. 2) Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes se oponen a la primera ley. 3) Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda de las leyes".

Basado en estas leyes imaginarias, y de la subversión de las mismas, construyó Asimov un entramado más reflexivo que físico que hoy tiene tanta o más vigencia que en los años 50. La película resulta todo lo contrario en el plano de la acción y la intriga, y tiene ciertas similitudes argumentales con Blade runner: su protagonista, el detective Del Spooner (Will Smith), es un policía experto en robots, como Harrison Ford lo era en replicantes en la película de Ridley Scott.

Los guionistas de Yo, robot, el ya curtido Akiva Goldsman (Batman forever, Batman y Robin, El cliente, Perdidos en el espacio, Una mente maravillosa y la reciente adaptación de El código Da Vinci) y el menos experto Jeff Vintar (Final fantasy) han respetado la época, mediados del siglo XXI, el marco ambiental, la evolución social de los robots y algunos personajes, aunque el interpretado por Smith no tiene relación alguna con la novela, y la doctora Susan Calvin --hilo conductor de las historias de Asimov-- adquiere bajo los rasgos de Bridget Moynahan una presencia más atractiva y dinámica.

El resto es de cosecha propia. El doctor Lanning (James Cromwell), otro de los protagonistas del ciclo literario, aparece muerto y todas las pesquisas indican que su asesino puede haber sido un robot, que ha desafiado así la primera de las sagradas leyes de la robótica.

El asesinato de Lanning altera el orden establecido. En la sociedad futura que contempla la película, los robots sirven para tareas domésticas, de limpieza o de mayor responsabilidad, como pilotar naves y aviones. La población mundial confía en los androides porque sabe que están diseñados de una manera que impide cualquier alteración de las tres leyes de la robótica. Se sienten seguros y protegidos. Hasta que una de estas leyes, la más importante, es dinamitada.

Spooner cuenta con la ayuda de la robopsicóloga Susan Calvin, que si en la obra de Asimov lidiaba con robots que podían leer el pensamiento humano y androides intrigados por su propia existencia --capaces de erigirse en mesías de acero y sublevar al resto de las máquinas--, en la película se limita a perseguir al teórico culpable, el androide Sonny.

EL TALENTO DE PROYAS

Una de las bazas seguras de Yo, robot, que no tiene nada que ver con Hombres de negro pese a la presencia de Will Smith en un relato futurista, es la personalidad del director escogido. Alex Proyas, cineasta de origen australiano nacido en Egipto en 1963, demostró cierto talento gótico en El cuervo, una película que aún se hacía demasiado eco del prolífico trabajo de Proyas en el campo del videoclip.

Fue en 1998, con la desazonante Dark city, película de la que los responsables de Matrix hurtaron no pocas cosas --como se demostró en una web comparativa del tema--, cuando Proyas, pese al escaso éxito del filme, se hizo un hueco en el cine fantástico. Proyas puso la atmósfera, y Digital Domain (la empresa de efectos visuales de James Cameron), los cuantiosos efectos por ordenador, algo esencial en una película en la que actores y robots conviven al 50% en cada plano.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.