El Periódico de Catalunya

Martes 25 Junio de 2019

On Barcelona

Salvoconducto

Imagen de Salvoconducto

ESTRENO: 24/05/2013

DIRECCIÓN: Bertrand Tavernier

REPARTO: Jacques Gamblin, Denis Podalydès, Charlotte Kady, Marie Desgranges...

www.bacfilms.com/laissezpasser


SINOPSIS:

En su última película Bertrand Tavernier (Capitán Conan, Hoy empieza todo) reconstruye el París ocupado por los alemanes a través de la historia de Continental Films, una productora de cine francesa que realizó películas de propaganda nazi durante la guerra. El director articula la historia alrededor de dos personajes: Jean Devaivre (Jacques Gamblin, premio al mejor actor en Berlín), ayudante de dirección, que se une a la Continental para camuflar sus actividades en la Resistencia y Jean Aurenche (Denis Podalydès), más reservado, que se rebela a través de los guiones que escribe. Tavernier nos trae otra visión de la guerra, una visión que ha levantado polémica por su manera de tratar el colaboracionismo. Retrato de personas "que intentaron que su profesión fuera un motivo de orgullo en un momento en que el país entero se rindió", según el director. El debate está servido.


Crítica

por Sergi Sánchez (El Periódico de Aragón)

Hacer cine en tiempos de guerra. Crear bajo el yugo de las bayonetas. Sobrevivir inventando, y reinventándose. Escapar, colaborar, intervenir, mantenerse al margen. Los típicos dilemas morales del cine del francés Bertrand Tavernier se extienden a lo largo de las casi tres horas de Salvoconducto. Quince millones de euros de presupuesto regidos por una máxima de Michelet que al director de Hoy empieza todo le gusta repetir: "Para entender la Historia hay que perderle el respeto". Y a Tavernier le gusta entender nuestro pasado, el padre de nuestro presente. Y entender es no señalar culpables con el dedo, comprender su postura, escuchar al más humilde técnico y a la más maquillada estrella. Entender es ponerse en el lugar del otro: tal vez por eso Tavernier ha escogido una productora de cine, la Continental Films, que financió películas en la Francia de principios de los 40, para reflexionar sobre la ocupación nazi.

En Salvoconducto, el cine y su contexto histórico funcionan con la misma fuerza metafórica que tuvo el teatro en El último metro de Truffaut, otra vaca sagrada que tuvo que soportar los gritos de la crítica integrista. Dos hilos conductores toman el timón de esta película-río. Jean Devaivre (Jacques Gamblin, premio al mejor actor en Berlín), ayudante de dirección, se une a la Continental para camuflar sus actividades en la Resistencia. Es como una flecha, impulsivo e instintivo, directo a donde más duele. Jean Aurenche (Denis Podalydès) ocupa el otro lado de la cama: reservado y observador, prefiere atacar a través del sutil veneno de los guiones que escribe. Dos personajes sacados de la vida real que se sentaron con Tavernier y su coguionista, Jean Cosmos, para hacer memoria y resucitar fantasmas.

A su alrededor, decenas de personajes navegan por un paisaje a punto de naufragar, "todas las personas", dice Tavernier, "que intentaron que su profesión fuera un motivo de orgullo en un momento en que el país entero se rindió". Ciento quince papeles con diálogo, que flotan con dignidad alrededor de esas dos boyas y redefinen el concepto de película coral (algo que Tavernier conoce muy bien: hasta el momento su récord estaba en los 98 personajes de Capitán Conan). En definitiva, Salvoconducto es un retrato de la vida y de cómo se enfrentan a ella --con sus virtudes y sus defectos-- estos dos antihéroes.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.