El Periódico de Catalunya

19 Mayo de 2019

On Barcelona

Sácame del paraíso

Imagen de Sácame del paraíso

ESTRENO: 15/06/2012

DIRECCIÓN: David Wain

REPARTO: Jennifer Aniston, Paul Rudd, Malin Akerman

www.universalmusic.es


SINOPSIS:

George y Linda son la típica pareja superestresada que reside en Manhattan. Pero la empresa de George reduce la plantilla y él se queda en la calle. No les queda más remedio que mudarse a Atlanta a vivir con el insoportable hermano de George. Mientras conducen hacía allí, George y Linda descubren Elysium, una comunidad idílica donde residen unos personajes muy especiales que ven la vida de otro modo. No ven imprescindible el dinero, los estudios ni la ropa. Queda por ver si Elysium es el nuevo comienzo que necesitan George y Linda o si un cambio tan brusco de perspectiva puede causar problemas.


Trailer

Crítica

por Nando Salvá (El Periódico)

En esencia, Sácame del paraíso es una serie de sketches sobre estilos de vida opuestos. Algunos, claro, son más graciosos que otros. De hecho, aunque David Wain confíe mucho en chistes sobre penes y hacer de vientre en público, esos estridentes elementos a menudo distraen de otros más interesantes, escenas de calmado humor absurdo o momentos de pura observación humana. En ellos reside el qué de esta película: dos personas que tratan de encontrar su lugar en el mundo, y que, en cuanto se toman cierto tiempo para la introspección, se dan cuenta de cuántas quejas y desdichas se han estado guardando y ocultando mutuamente.

En el proceso, Wain explora lo que sucede cuando el modelo económico dominante choca con el hippismo. No es una idea original, pero sigue teniendo posibilidades narrativas en parte porque, en el fondo, muchos de nosotros aún fantaseamos con mandarlo todo al garete y vivir tranquilos trabajando la tierra y contemplando muchachas retozantes en sus vestidos de gasa mientras afables melenudos nos ofrecen hierba.

El problema es que, pese a que esa premisa permite meditar sobre dos concepciones antitéticas pero igualmente fallidas del sueño americano, cualquier aspiración de sátira o comentario social se pierde por la decisión de Wain de ir a lo fácil. En lugar de admitir que sus personajes son, como somos todos, demasiado débiles para rebelarse contra una vida que les obliga a comer mucha caca, les apaña sin convicción un final feliz que postula un equilibrio entre valores que, en realidad, no pueden complementarse entre si.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.