El Periódico de Catalunya

Miércoles 18 Septiembre de 2019

On Barcelona

Noé

Imagen de Noé

ESTRENO: 04/04/2014

DIRECCIÓN: Darren Aronofsky

REPARTO: Russell Crowe, Jennifer Connelly, Emma Watson, Anthony Hopkins

www.noelapelicula.es


SINOPSIS:

Raro que Hollywood tuviera tan olvidado el cine bíblico, dos en uno que le permite conjugar la historia popular y reconocible con el cine catastrófico. Por su marchamo de autor, el director Darren Aronofosky es una elección singular para poner en imágenes el diluvio universal y, como se esperaba, su visión no está exenta de polémica. El carácter obsesivo, fundamentalista, de su Noé y los añadidos de guión (indudablemente necesarios para construir una trama alrededor de un episodio que la biblia despacha en un centenar de versículos) están en el centro de esas polémicas. Donde la película no se discute es en la espectacularidad de sus escenas clave: la construcción del arca, la entrada de los animales, el diluvio...


Trailer

Crítica

por Quim Casas (El Periódico)

La película de Darren Aronofsky sobre Noé, la construcción del arca y el diluvio universal no desentona en absoluto de ninguna de sus otras cintas, aunque a la que más pueda parecerse sea La fuente de la vida por cuestiones estéticas. Pero ya en títulos tan distintos como Pi, fe en el caos o Cisne negro se percibía su interés por los personajes obsesivos (¡su Noé lo es, y de qué manera!) y por la mezcolanza entre géneros. Noé es un filme bíblico, una tragedia, una historia de violencia (como todas las de la Biblia) y una película fantástica. Alejado del catolicismo a ultranza del gran cineasta bíblico estadounidense, Cecil B. De Mille, y también de la versión reader's digest que ofreció John Huston de la historia de Noé en su superproducción La Biblia, Aronofsky juega abiertamente con los contrastes.

Su película intenta ser muy realista en las indumentarias, los paisajes o la construcción del arca, que más parece un contenedor de madera en medio del océano. Al mismo tiempo, introduce elementos fantásticos, como los gigantes de piedra, antiguos vigilantes en forma de espectros de luz creados por Dios para proteger el mundo, que chocan de manera frontal con ese realismo a ultranza. El filme pasa de la pausa a la expansión fantástica sin solución de continuidad, de lo reflexivo a lo excesivo, algo por otro lado habitual en el director de Réquiem por un sueño, un cineasta aparte en Hollywood para lo bueno y para lo malo. Hay momentos muy contenidos (toda la parte en el interior del arca, pesada como los días sin luz que Noé y su familia pasan en el navío de madera mientras la tierra se anega) y otros en los que el material parece írsele de las manos. Así es Aronofsky, un cineasta capaz de vislumbrar como nadie la barbarie atávica en el campamento de los hombres, de filmar con elegancia a los animales entrando en el arca o de visualizar la creación del mundo y el hombre con unos imposibles y horteras efectos digitales; de ser fiel a la historia y tergiversarla al mismo tiempo.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.