El Periódico de Catalunya

Jueves 28 Mayo de 2020

On Barcelona

No habrá paz para los malvados

Imagen de No habrá paz para los malvados

ESTRENO: 23/09/2011

DIRECCIÓN: Enrique Urbizu

REPARTO: José Coronado, Rodolfo Sancho, Juanjo Artero

www.nohabrapaz.com


SINOPSIS:

Tándem glorioso el que conforman el realizador Enrique Urbizu y el actor José Coronado. El primero ha encontrado en el segundo el rostro perfecto para sus historias más desazonantes y amargas. El segundo ha hallado en el primero el cineasta que mejor sabe explotar sus recursos dramáticos. Lo demostraron en La caja 507, La vida mancha y, ahora, No habrá paz para los malvados, un relato puro de cine negro, violento y desencantado, el estilo que mejor maneja Urbizu y el tipo de personajes con los que Coronado se desenvuelve como nadie. El actor encarna a un policía encallecido, alcoholizado y corrupto, digno de las novelas de Mickey Spillane y James Ellroy, un tipo que arrastra un pasado traumático del que apenas se desvelan, se sugieren, algunas pinceladas. En la primera secuencia, en un puticlub semivacío, el protagonista se lía a tiros. Después intenta limpiar su salvaje rastro de sangre mientras se nos van desvelando otras historias, otros ámbitos, otros personajes con cierta entidad (una joven fiscal que investiga la mortal refriega en el local nocturno, un asunto de tráfico de drogas) siempre a expensas dramáticas de lo que marca el personaje de Coronado. Urbizu, fiel a sí mismo, se mueve entre coordenadas reconocibles: un poco de Jean-Pierre Melville, otro de Michael Mann y otro tanto de Johnnie To. Majestuoso.


Trailer

Crítica

por Nando Salvá (El Periódico)

Convertido en cronista implacable del 11-M, Enrique Urbizu firma una intriga brutal y descarnada situada en un universo de tráfico de drogas, corrupción policial y, por supuesto, terrorismo islámico. No habrá paz para los malvados contiene buena parte de sus virtudes como cineasta: su falta de complejos a la hora de sumergirse en el cine de género, su habitual sentido del ritmo, su pasión por la gente peligrosa, que se mueve constantemente en zonas oscuras y, en concreto, por la figura del poli podrido y marginal, que desprecia las barreras entre el bien y el mal y solo atiende a sus propios códigos y obsesiones. En la piel de uno de esos justicieros aniquiladores, José Coronado ofrece el mejor trabajo de su carrera. Acompañado por su pistola y por muchos tragos de ron, el actor se come la pantalla con sus silencios, sus marrulleras miradas y una desesperanza que lo convierte en la imagen perfecta de la derrota.

En todo momento, No habrá paz... juega con lo que el espectador ya intuye y conoce. Urbizu nos planta delante de un mundo que reconocemos porque ya hemos visto mil veces. Hay un apropiado enfoque casi forense en la forma que el director tiene de desenredar el misterio, en buena medida por esa especie de trazabilidad narrativa tan común en el thriller moderno. Todo es exactamente lo que parece, y se agradece. Es cierto que las tramas paralelas a la cruzada central de Trinidad son menos certeras, en buena medida porque algunos personajes adyacentes aparecen menos definidos y rotundos. Por eso, la película casi pierde el control de sus distintas líneas narrativas en su segundo acto pero resurge dramáticamente en un clímax que no por anticipado resulta menos angustioso.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.