El Periódico de Catalunya

Lunes 26 Agosto de 2019

On Barcelona

Las brujas de Zugarramurdi

Imagen de Las brujas de Zugarramurdi

ESTRENO: 27/09/2013

DIRECCIÓN: Álex de la Iglesia

REPARTO: Mario Casas, Hugo Silva, Carmen Maura, Santiago Segura, Carlos Areces, Terele Pávez, Carolina Bang

www.universalpictures.es


SINOPSIS:

Un grupo de hombres desesperados atracan una tienda de compraventa de oro. Jose, padre divorciado, tiene que llevar a su hijo Sergio al atraco, ya que coincide con su horario de visita. Antonio, otro de los atracadores, pierde el coche porque su mujer se lo ha llevado a la compra... Paran el taxi que conduce Manuel que, insatisfecho con su vida, decide unirse al grupo. Huyen hacia Francia pero de camino se ven obligados a internarse en los bosques del Euskadi más profundo. Allí se econtrarán con algo mucho peor que la policía y la cárcel... Alex de la Iglesia vuelve a sus orígenes más bizarros para plantear una comedia sobre la guerra de sexos desde su inimitable punto de vista.


Trailer

Crítica

por Nando Salvá (El Periódico)

Las brujas de Zugarramurdi se abre con una de las mejores secuencias que se le recuerdan a una película de Álex de la Iglesia (un brutal atraco a un establecimiento de compraventa de oro), y en general durante su primera mitad se dedica a resultar cómica con relativo éxito, en buena medida gracias a la capacidad del director para hacer que el humor haga avanzar el relato y no lo interrumpa. Desde esos primeros compases la película se estructura a la manera de Abierto hasta el amanecer (1995) aunque, a diferencia de aquel modelo, aquí el objetivo principal es hacer sátira a costa de la eterna y estéril batalla entre hombres y mujeres. Puede que nominalmente ellas sean los villanos, pero ellos son retratados como perezosos, cazurros e inmorales.

Ahí radica uno de los problemas de la película. Por supuesto, el cine de terror está poblado por seres dados a tomar decisiones equivocadas, pero resulta difícil implicarse en una película que se apoya de principio a fin en la estupidez de sus protagonistas hasta el punto de utilizarla como única explicación por el modo en que De la Iglesia les adjudica motivaciones y prioridades y luego se las arrebata de forma caprichosa. En todo caso, es en el tercer acto que la película se pierde por completo. Incluso para los estándares de alguien dado a la desmesura como De la Iglesia, ese larguísimo clímax es un descontrol de ideas a medio cocinar, efectos especiales terribles y, en general, aparatosa autoindulgencia.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.