El Periódico de Catalunya

Jueves 02 Abril de 2020

On Barcelona

Ghost Rider: Espíritu de venganza

Imagen de Ghost Rider: Espíritu de venganza

ESTRENO: 24/02/2012

DIRECCIÓN: Mark Neveldine, Brian Taylor

REPARTO: Nicolas Cage, Idris Elba, Ciarán Hinds

www.sonypicturesreleasing.es


SINOPSIS:

Nicolas Cage era el actor elegido por Brian De Palma cuando este planeó su frustrada versión del superhéroe por excelencia, Superman. Después, quizá por azar, Cage se ha ido convirtiendo en una figura recurrente en el cine de superhéroes, ya fuera en carne y hueso (su parodico héroe enmascarado de Kick-ass: listo para machacar) o prestando la voz en filmes animados. Pero es sin duda el personaje de Ghost Rider el que le ha dado algo de casposa carta de nobleza en el género. Cage interpretó esta diabólica figura de la escudería Marvel en 2007, y ahora vuelve a la carga con Espíritu de venganza, en la que luce de nuevo cadenas, indumentaria de cuero oscuro, motocicleta del averno y cabeza envuelta en llamas. El motorista fantasma ni es el más interesante de los superhéroes facción tenebrosa (tipo Spawn) ni las películas están a la altura de otros productos de Hollywood inspirados en personajes del cómic pero como divertimento algo alocado sigue funcionando.


Trailer

Crítica

por Nando Salvá (El Periódico)

Con esta segunda entrega, la saga Ghost Rider parece querer abrazar la chaladura inherente a su premisa y, en ese sentido, tiene sentido que esta vez se hayan situado tras la cámara Mark Neveldine y Brian Taylor, responsables de actioners de hilarante hiperactividad como Crank. Pero Ghost Rider es una franquicia multimillonaria y, por tanto, apta para todos los públicos, así que la pareja ha tenido que atemperar sus impulsos más gamberros. Como resultado, los largos lapsos de metraje carentes de efectos especiales parecen no cumplir otro propósito que estirar el metraje hasta la hora y media de rigor.

Es cierto que, a ratos, Neveldine y Taylor aderezan la acción con sus espasmódicos movimientos de cámara y sus innecesarios montajes, e incluso le añaden agresivos segmentos de animación. Además, permiten que la interpretación de Nicolas Cage alcance gradualmente el tipo de demencia que tanto le gusta al actor. Pero la película es en esencia una trama absurda e innecesariamente complicada mezclada con efectos especiales baratos y largas escenas de personajes que hablan y hablan como si estuvieran atrapados en una parodia de una novela de Dan Brown. El problema, pues, no es que Ghost Rider 2 sea ridícula e histérica, sino que, a pesar de un par de memorables escenas en las que el motorista fantasma orina llamas, no lo es lo suficiente.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.