El Periódico de Catalunya

Miércoles 26 Junio de 2019

On Barcelona

Extraterrestre

Imagen de Extraterrestre

ESTRENO: 23/03/2012

DIRECCIÓN: Nacho Vigalondo

REPARTO: Carlos Areces, Michelle Jenner, Julián Villagrán

www.vertigofilms.es


SINOPSIS:

Nacho Vigalondo debutó en formato largo con Los cronocrímenes (2007), un relato fantástico con máquinas del tiempo, laboratorios de mad doctors y un misterioso personaje con la cara vendada y unas tijeras como arma. Extraterrestre es su segunda película, mucho más lograda que la primera, pese a algún que otro altibajo. Narra la historia de dos personajes que pasan la noche juntos sin apenas haber intimado ni mucho menos amarse. En plena resaca, sin saber cómo han acabado uno en brazos del otro en la misma cama, los protagonistas descubren que en lo alto del edificio donde se encuentran está instalado un gigantesco platillo volante. Madrid ha sido evacuada y una invasión marciana amenaza la Tierra. Junto a un vecino de la muchacha y su novio reaparecido, vivirán una aventura donde se mezclan los celos, las pulsiones eróticas y la amenaza extraterrestre. La presencia de Cimas y Areces, devastador en su explosiones de celos que llevan el relato al paroxismo, marca la pauta cómica y absurda, estilo Muchachada Nui, serie en la que Vigalondo también ha participado como realizador.


Trailer

Crítica

por Nando Salvá (El Periódico)

Dado que Extraterrestre no es ciencia ficción, la invasión alienígena opera solo a modo de metáfora de todo aquello, una persona o un suceso, que aparece en nuestras vidas para perturbarlas con el deseo, la paranoia y la culpa. Asimismo, el ovni es una excusa para mantener a los cuatro protagonistas confinados en un apartamento –la película solo pierde fuelle cuando decide salir de él–, y su interacción juega un papel más importante que cualquier suceso sobrenatural. A la manera de Buñuel en El ángel exterminador, Nacho Vigalondo se centra menos en los porqués de esa improvisada cárcel que en sus efectos: en este caso, una escalada de mentiras.

La estrategia es, pues, opuesta a la de Los cronocrímenes (2007): si entonces la idea fue hacer la película perfecta de viajes en el tiempo, aquí el director cántabro se aleja agresivamente de dictados genéricos -tanto del fantástico como de la comedia romántica–. En otras palabras, si Los cronocrímenes se supeditaba a las reglas del espacio-tiempo, Extraterrestre avanza sin corsés, totalmente libre.

Los personajes se comportan de forma tan irracional que es imposible avanzar qué hilarante idiotez van a hacer después. Vigalondo, en todo caso, se muestra especialmente hábil haciendo que todos esos actos parezcan lógicos, en parte por su capacidad para generar suspense a partir de cosas tan mundanas como alguien que hace café, y por su manejo malabar de unos diálogos perfectamente engrasados que nos confirman la debilidad y la estupidez del hombre, especialmente cuando trata con mujeres.

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.