El Periódico de Catalunya

Miércoles 18 Septiembre de 2019

On Barcelona

El mismo amor, la misma lluvia

Imagen de El mismo amor, la misma lluvia

ESTRENO: 24/05/2013

DIRECCIÓN: Juan José Campanella

REPARTO: Ricardo Darín, Soledad Villamil, Eduardo Blanco...


SINOPSIS:

El enorme éxito de El hijo de la novia ha posibilitado el estreno en España de la anterior película de su director, Juan José Campanella. Esta también la protagoniza Ricardo Darín. Su historia de amor con Laura (Soledad Villamil) comienza en un día de lluvia: el es un escritor en ciernes y ella una camarera; y atraviesa dos décadas de encuentros y desencuentros, de proyectos, ilusiones y frustraciones que corren paralelos a la convulsa historia de Argentina. El mismo amor, la misma lluvia, es una película más amarga, con menos concesiones al humor, pero hecha con la misma sensibilidad.


Crítica

por Nando Salvá (El Periódico)

El nuevo cine argentino es una realidad que nadie sabe definir y a la que se adscriben, por un lado, las obras de jóvenes realizadores en busca de diferencias estilísticas --Mundo grúa y Pizza, birra, faso son un buen ejemplo-- y, por otro, las de directores que se han comido inesperadamente las taquillas a base de oficio narrativo, como Fabián Bielinsky (Nueve reinas) y Juan José Campanella. Dos años antes de su celebrada El hijo de la novia (candidata al Oscar como mejor película de habla no inglesa), Campanella dirigió esta El mismo amor, la misma lluvia, en la que recurre a varios de los actores más interesantes de su país y utiliza como eje del relato la historia de amor entre Jorge (otra vez un genial Ricardo Darín) y Laura (Soledad Villamil) para ofrecernos su particular visión de los últimos 20 años de la historia de Argentina.

Él, Jorge, es quien, hablándonos directamente a nosotros, rememora estas dos décadas de amor plagadas de encuentros y desencuentros, de proyectos, sueños, frustraciones y traumas que son también los del país: la dictadura, las Malvinas, la democracia, el menemismo, etc. Conoce a Laura por casualidad una noche lluviosa y pronto se convierten en pareja: él es una joven promesa de la prosa argentina, pero se gana la vida publicando cuentos cortos en una revista cutre; ella, una camarera que pretende vivir como piensa y que, convencida de que Jorge tiene un gran talento, se empeña en que escriba literatura seria. El idealismo de ella y los miedos de él provocarán la ruptura.

HISTORIA DEL PAÍS
Los avatares profesionales de Jorge nos pasean por tres capítulos de la historia del país visiblemente delimitados en el filme: en el último período de una dictadura agónica pero que aún conserva sus mecanismos de censura, Jorge puede publicar sus cuentos pero no expresarse libremente; luego llegan la democracia y la agudización de la crisis económica, y finalmente el menemismo, en el que la censura ya no es impuesta por el estado, sino por el mercado.

El protagonista se convierte en un crítico de cine y teatro cuya única preocupación es cobrar sus artículos. ¿Y Laura? A ella el tiempo la ha transformado en una madre conservadora a quien la seguridad económica le importa más que el amor. Acompañándolos a ellos dos, transitan por la película un puñado de personajes secundarios que enriquecen el contexto político y social y que están construidos a modo de arquetipos. Jorge tiene tres amigos periodistas. Márquez (Ulises Dumont), que está dispuesto a hacer varias concesiones en pos de la militancia, pero que no pierde la dignidad; Roberto (Eduardo Blanco), un zafio sin una gota de compromiso cívico o social, cuyo horizonte es su propio bienestar, y Mastronardi (Alfonso de Grazia), profesional exiliado en España que, de regreso a casa, no consigue trabajo porque aún figura en las listas negras.

CAMBIOS
Los cambios de época están también reflejados en el filme a través de una interesante elaboración iconográfica. Los vestuarios, los peinados, los referentes culturales de Jorge --Chaplin, Cortázar-- y las mutaciones que experimenta el decorado de la redacción de la revista son la piel cambiante de esta sensible historia romántica, esta fábula de un país mal crecido, esta melancólica mirada a las oportunidades perdidas. Ricardo Darín define El mismo amor, la misma lluvia entre el melodrama y la tragicomedia: "Es un atractivo muy nuestro que estamos parados entre los españoles y los italianos. Las relaciones de los protagonistas comienzan siendo ideales pero luego se deterioran".

Horarios

Lo sentimos, pero en estos momentos no hay horarios disponibles para esta película.