El Periódico de Catalunya

30 Abril de 2017

On Barcelona

T2: Trainspotting

Imagen de T2: Trainspotting

DURACIÓN: 117 min

PAÍS: Reino Unido

GÉNERO: Comedia dramática, Drama

ESTRENO: 24/02/2017

DIRECCIÓN: Danny Boyle

REPARTO: Ewan McGregor, Ewen Bremner, Jonny Lee Miller, Robert Carlyle, Kelly Macdonald, Shirley Henderson, Steven Robertson, Anjela Nedyalkova, Irvine Welsh


SINOPSIS:

Primero hubo una oportunidad; después hubo una traición. Han pasado 20 años. Muchas cosas han cambiado, pero otras muchas siguen igual. Mark Renton vuelve al único sitio que considera su casa. Allí le esperan Spud, Sick Boy y Begbie. Así como otros viejos amigos: pena, fracaso, alegría, venganza, odio, amistad, amor, deseo, miedo, remordimiento, diamorfina, autodestrucción y peligro mortal, todos ellos alineados para darle la bienvenida, preparados para unirse al baile.


Trailer

Crítica

por Quim Casas (El Periódico)

Danny Boyle y el grupo de actores de Trainspotting regresan, 20 años después, al lugar del crimen. El tiempo ha pasado, dos décadas es mucho, pero ha hecho mella relativa en los personajes de aquella ficción espasmódica y algo rocambolesca urdida por el novelista Irvine Welsh y convertida en imágenes por Boyle, cuando era un cineasta novedoso con un estilo visual impactante.

Como Steven Soderbergh, Michael Winterbottom y François Ozon, Boyle se ha ido metamorfoseando con el tiempo y rodando películas muy distintas con estilos completamente opuestos. La aniquilación de la imagen clásica del autor con mundo propio para crear un nuevo concepto, el del autor que aplica en cada filme una mirada distinta. Pero con T2 Trainspotting, Boyle no realiza probatura alguna salvo unir al desfase del original una considerable dosis de melancolía. Imágenes recuperadas de Trainspotting nos resitúan en el tiempo: la comparación con las imágenes actuales es brutal para los cuatro protagonistas, aunque en el fondo siguen estando en el mismo estado emocional que hace 20 años.

Boyle es listo y juega con el público que fue fan de la primera. La forma de poner y no poner el disco con la canción de Iggy Pop Lust for life: el espectador lo espera y Boyle lo da a su tiempo. Igual de nerviosa, pero menos estridente, esta segunda entrega parece guardar las formas como si fuera un reflejo dañado y escéptico de lo que era Boyle en 1996 y lo que es ahora.

Horarios