El árbol de la vida

(224 valoraciones)
Pulsa en las estrellas para valorar

Tu valoración se ha almacenado de forma correcta.
Gracias por participar!!

Lo sentimos. No es posible votar en estos momentos.

Director:
Terrence Malick.

Actores:
Jessica Chastain, Sean Penn, Brad Pitt.

Edad: Todos los públicos

Ver cines y horarios

Sinopsis

El árbol de la vida

Sobre el papel, la quinta película de Terrence Malick es la penetración en la mente de un hombre, Jack (Sean Penn), que medita sobre su infancia y su diminuto lugar en el gran esquema cósmico, e intenta resolver cuestiones acerca de la ira de su padre (Brad Pitt), el amor incondicional de su madre (Jessica Chastain), la muerte de su hermano y esos intangibles que han atormentado al ser humano desde el principio de los tiempos. En la América de los años 50 se consideraba que el pasaporte al éxito era formar una familia e instalarse en una casa con jardín en los suburbios. Sin embargo, la aparente calidez de esas barriadas que olían a carne a la parrilla y por las que los niños podían ir en bici era solo un subterfugio para enmascarar anhelos de poder y profundos sentimientos de fracaso. La mayor carga dramática de El árbol de la vida se basa en ese sentimiento, personificado en un hombre que sacrificó sus ambiciones artísticas en pos de un matrimonio sin pasión y de un trío de mocosos que probablemente nunca deseó. La película acumula asociaciones libres de hermosas imágenes, sonidos, sueños, fantasías, miradas y susurros. En pantalla aparecen dinosaurios, galaxias lejanas, asteroides que chocan en la Tierra, cromosomas, partos humanos, volcanes en erupción, medusas y girasoles, discusiones acerca de Satán y un epílogo que transcurre, presumiblemente, a las puertas del cielo...

www.tripictures.com

(1 valoración)

Crítica

La última película de Terrence Malick, polémica Palma de Oro en el último Cannes, es inabarcable. No por su duración, que es simplemente generosa (139 minutos, 30 menos que La delgada línea roja), sino por los distintos estilos que baraja en un mismo filme y por todo lo que intenta contar a la manera de Malick, es decir, con mucha voz narrativa y reflexiva que tanto puede adelantar acontecimientos como subrayarlos o colocarse en una esfera paralela a la de las imágenes, con escenas breves y planos cortados al filo, con constantes elipsis y saltos narrativos dentro de un mismo bloque.

En el fondo, Malick siempre cuenta historias sencillas: dos adolescentes escapando de la justicia en Malas tierras, la relación entre una pareja y un patrón en Días del cielo, la toma de una colina durante la segunda guerra mundial en La delgada línea roja y la historia de amor entre el soldado John Smith y la india Pocahontas en El nuevo mundo. El árbol de la vida no es una excepción: un matrimonio pierde a su hijo, caído en combate en una contienda de la que no se nos dice nada, aunque la acción parece ambientada en los años 50.
Pero para relatar eso, la pérdida y la desesperación, y volver atrás en el tiempo para que veamos cuál fue la relación entre el padre, el hijo, la madre y los otros dos hermanos, y después ir hacia adelante para mostrar el desarraigo de uno de los hermanos en la edad madura, Malick no duda también en remontarse a los orígenes de todo y mostrar, mediante hipnóticas imágenes de mares, desiertos, cielos y volcanes, cómo surgió la vida. Así es Malick, íntimo, expansivo, panteísta y ahora algo bíblico. Inabarcable.

Quim Casas (El Periódico)

Fotos de la película

Esta película no está en proyección.