El último samurái

(468 valoraciones)
Pulsa en las estrellas para valorar

Tu valoración se ha almacenado de forma correcta.
Gracias por participar!!

Lo sentimos. No es posible votar en estos momentos.

Director:
Edward Zwick.

Actores:
Tom Cruise, Masato Harada, Ken Watanabe, William Atherton....

Ver cines y horarios

Sinopsis

El último samurái

El capitán Nathan Algren malvive en los circenses espectáculos de la compañía Winchester. Las "gloriosas" batallas que libró durante la guerra de secesión parecen lejanas e inútiles. Su estima se perdió en las sangrientas guerras contra los indios, bajo el mando de Custer.
Al otro lado del mundo, el mismo estilo de vida moderno que destruyó el antiguo Oeste amenaza también el Japón tradicional y paradojicamente le trae una segunda oportunidad a Algren, que es contratado por el emperador de Japón para modernizar su ejército. El americano se ve tremendamente impresionado e influido por Katsumoto, el líder de un antiguo linaje de samuráis. Sus fuertes convicciones le recuerdan al hombre que en otro tiempo fue...
Con la referencia clara de Los siete samuráis de Kurosawa (hay que reconocer el riesgo que conlleva la apuesta), El último samurái trata de ofrecer el mismo tono crepuscular y belleza plástica combinada con el más puro espectáculo made in Hollywood.

www.warnerbros.es

(0 valoraciones)

Crítica

El inicio de El último samurái, de Edward Zwick, podría ser el de cualquiera de los westerns crepusculares que realizó Sam Peckinpah durante los años 60 y 70. Nathan Algren, el personaje que interpreta Tom Cruise, es un superviviente desclasado y escéptico en un mundo que ya no es el suyo. Batalló primero en la guerra civil americana y participó después en las largas guerras indias, de las que no guarda muy buen recuerdo: él fue uno de los muchos oficiales que sirvieron a las órdenes del megalómano y genocida general Georges Armstrong Custer, célebremente masacrado por los sioux en la batalla de Little Big Horn.

Nathan se dedica ahora a participar en espectáculos más bien patéticos organizados por la compañía Winchester, la fabricante del revolucionario rifle de repetición que fue protagonista de excepción en el western de Anthony Mann Winchester 73. En esta tesitura, viviendo todavía de la mítica gastada del far west, se encontraban algunos de los personajes de Peckinpah, caso de los protagonistas de su hermosa Duelo en la alta sierra.

Pero El último samurái pertenece al siglo XXI y tiene como protagonista principal y coproductor a Tom Cruise, por lo que no es tiempo para elegías ni desencantos. Hay que pasar a la acción, cuanto más vistosa mejor, aunque con espacio para ese tipo de reflexión íntima que Cruise impone desde hace años a todas las películas en las que interviene. A Nathan, personaje que parece diseñado para el actual Cruise --el héroe atormentado y nunca de una pieza de Misión: imposible, Magnolia, Eyes wide shut, Vanilla sky y Minority report--, se le presenta una segunda oportunidad, esa de la que parecen gozar todos los norteamericanos.

Para rehacer su maltrecha existencia entra en escena Omura (Masato Harada), un hombre de negocios japonés que se encuentra en EEUU buscando a la persona más adecuada para ofrecer una instrucción moderna a las tropas de su emperador. No es su único fin. Omura desea acabar con los últimos samuráis que se oponen a la apertura de Japón a Occidente, y en ese contexto político Nathan es el elegido.

LA ÉPICA DE KUROSAWA
Cuando se trata de hablar de películas de samuráis, la obra maestra de Akira Kurosawa, Los siete samuráis, salta siempre al primer plano. Puede ser uno más de los reclamos comerciales a los que nos tienen acostumbrados los agentes de prensa de Hollywood, pero Cruise ha confesado que la película de Kurosawa, que vio cuando era un niño, le impresionó mucho, por el aspecto épico y plástico de sus batallas, y le abrió la mente a nuevas ideas y formas de vida.

Eso es más o menos lo que le ocurre a su personaje en El último samurái. Obligado a luchar con una banda de samuráis renegados cuando aún no ha conseguido transmitir a las tropas imperiales todos sus conocimientos tácticos, Nathan pierde la batalla, resulta herido y despierta en casa de Taka (Koyuki), la hermana del líder de los samuráis, Katsumoto (Ken Watanabe).

Allí descubre otros códigos de vida, otra forma de relacionarse y de amar, en uno de los apuntes interculturales que el director Edward Zwick y el guionista John Logan --el mismo de Gladiator, es decir, otra simbiosis moderna entre épica e intimismo-- desparraman a lo largo del relato.

Nathan vive entonces una especie de idilio interior consigo mismo, hallando sentido a su hasta entonces decepcionante existencia. Pero las agresiones externas --primero una banda de ninjas, en una de las secuencias de acción más atractivas del filme, y después las maquinaciones del no olvidado Omura-- ponen en jaque la armonía lograda junto a los verdaderos samuráis. Cruise asegura haberse puesto en situación para afrontar su personaje en la película, y dada su reconocida profesionalidad, no vamos a dudar de sus declaraciones. Se leyó diversos y gruesos manuales sobre la historia del Japón y otros varios en torno a la guerra civil americana. Y a partir de estas lecturas, y del recuerdo de los samuráis de Kurosawa, se empapó de la época y de su contexto --los EEUU desangrados de después de la contienda y el Japón de 1876-- y dio forma al capitán Nathan Algren.

Cruise fue siempre la primera elección para la película. No sucedió lo mismo con su director. El último samurái fue en sus inicios un proyecto de Vincent Ward (El navegante, Mapa del sentimiento humano, Más allá de los sueños), que fue quien convirtió a Nathan en un militar y no un cowboy, como había sido descrito en el primer tratamiento de la historia. El proyecto pasó a manos de Edward Zwick, y éste, con su socio Marshall Herskovitz y el guionista John Logan, redactó las líneas básicas del filme para atrapar el interés de Cruise. La película, finalmente, sirve tanto a los intereses del actor como a la regeneración hollywoodiense del cine épico y reflexivo.

Quim Casas (El Periódico)

Esta película no está en proyección.